Más información ← Usamos cookies propias para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando en esta página, consideramos que acepta su uso.

Dentaduras postizas - dificultades

Dentaduras y dientes postizos - ideas equivocadas

Arrancar los dientes para hacer una dentadura.

Algunas personas tienen los dientes tan estropeados que piensan en arrancarlos todos y hacer una dentadura. Algo muy equivocado.

Muchos dientes tienen salvación y un diente postizo no es mejor que un diente natural. Además de eso una prótesis parcial es más estable que una prótesis dental total. Otro problema que ocurre después de la extracción de los dientes, es la pérdida ósea del hueso donde estaban las raíces. Esa reducción del hueso lleva una apariencia de envejecimiento precoz, por falta de soporte de los músculos faciales.

La dentadura queda más bonita con todos los dientes correctos.

De manera alguna. Una dentadura con los dientes perfectamente alineados sólo consigue parecer una dentadura. No engaña a nadie porque los dientes naturales raramente se presentan así.

La dentadura tiene muchos años pero aún está bien.

Una dentadura con muchos años no está bien, está vieja. Los dientes, si fuesen de acrílico (normalmente son), estarán gastados. Ya no tienen la apariencia de los primeros tiempos. La prótesis dental no estará tan bien adaptada como en el inicio, porque mientras la boca así como el cuerpo, se va alterando con el pasar de los años. Por otro lado, el material del que está hecha la prótesis dental, se va degradando. La dentadura queda más frágil y pasa a presentar un olor desagradable, imposible de eliminar ni con la mejor higiene. Tener una dentadura durante muchos años no debe ser un motivo de orgullo. Se debe cambiar de vez en cuando, variando conforme la posibilidad de cada persona.

Sólo tengo la falta de un diente, por eso no necesito una prótesis dental

La ausencia de un diente en una zona no muy visible tiende a ser infravalorada. Tal actitud es un error. Los dientes al lado de ese espacio van a empezar a moverse, pudiendo hasta rodar ligeramente. Conviene también recordar que en la otra hemiarcada existe otro diente que engranaba en aquel ahora ausente. Ese diente opuesto tiende a salir lentamente del hueso exponiendo una porción de la raíz y queda más sujeto a caries. Por último, el hueso donde estaba la raíz del diente en falta va migrando con el tiempo, haciendo que los dientes adyacentes queden más descubiertos del lado de espacio vacío. Todos estos factores indican sólo una cosa, que es importante colocar un diente nuevo a través de una prótesis dental fija.

La prótesis está desadaptada, un condicionador o adhesivo resolverá el problema

Existen adhesivos en el mercado que prometen resolver el problema de la falta de adaptación de las prótesis dentales. Estos productos pueden ayudar a estabilizar la prótesis dental (vulgarmente dentaduras) pero de forma temporal. El problema sólo se resuelve definitivamente con un rebase de la prótesis actual o idealmente con una nueva. Podrá utilizar la prótesis antigua como sustituta en el caso de que la nueva se rompa, mientras espera por su acabado.